Cuando organiza su empresa, el enfoque de procesos es muy útil para poder llevar un orden, estandarizar pasos, y asegurar el éxito de la empresa mediante el control y la mejora continua de los procesos, orientados a la satisfacción del cliente.  

Un proceso implica una entrada requerida, una actividad o procesamiento, y una salida esperada.  Además otros elementos que intervienen son la aplicación del control del proceso mediante evaluaciones para aplicar correctivos o mejoras. Y se integra las expectativas y requerimientos de los clientes y otras partes interesadas (alineación con la ISO 9001 2015).

Esto ayudará a mejorar los resultados, ofrecer mejores servicios y productos, el cliente sentirá que sus necesidades son tomadas en cuenta y son satisfechas, por ende su producto/servicio será la primera elección del cliente, es decir, le aporta una ventaja competitiva.

 

Si desea asegurar en el tiempo este enfoque, es recomendable que documente cada proceso, a través de manuales, de esa forma ud establece la mejor forma de ejecutar cada proceso de su empresa, y hace factible mejorarlos en el tiempo.  Esto siempre le traerá menores costos y mayor rendimiento a mediano y largo plazo.